En este momento estás viendo Murió Álvaro Villalba, la otra mitad del dueto Silva y Villalba

Murió Álvaro Villalba, la otra mitad del dueto Silva y Villalba

La música tradicional colombiana está de luto. El jueves 17 de junio se conoció la notica de que el Maestro Álvaro Villalba, integrante del dueto Silva y Villalba, falleció en su casa en Ibagué a sus 89 años, Villalba, segunda voz y guitarra del Dueto Silva y Villalba, el último de los grandes duetos de corte tradicional, dos voces tiple y guitarra, que fueron la base de la difusión de la música andina colombiana en la modalidad vocal.

Tras sufrir varias complicaciones de salud propias de su edad, el músico llevaba varios años alejado de los escenarios. Hace algún tiempo sufrió una isquemia cerebral que poco a poco fue complicando su estado.

Junto a su amigo y compañero Rodrigo Silva, fallecido en el 2018, fundaron el dueto Silva y Villalba en el año 1967 en Neiva, Huila, y desde entonces su música fue exitosa en países como Venezuela, Brasil, Estados Unidos, entre otros.

De joven, Villalba tuvo la oportunidad de tocar para el también exitoso dúo Garzón y Collazos, durante una cena en la que fue contratado.

Durante sus años de éxito, el dueto Silva y Villalba grabó más de 500 canciones y recibió alrededor de 300 reconocimientos, como los premios Mariscales de la Hispanidad, en Nueva York, Estados Unidos y la Mención de Toronto, en Canadá.

Tenían un inmenso repertorio, basado en obras de Jorge Villamil y de Rodrigo Silva, la primera voz y tiple del querido dueto, y de otros grandes compositores colombianos. Funmúsica le otorgó el premio A toda una vida, en el cuadragésimo cuarto festival en 2018, pero sus precarias condiciones de salud le impidieron recibirlo personalmente, por lo cual los integrantes del Dueto “Tierra Viva” , Leonardo Laverde y Paola Picón , representaron a la Fundación para hacer la entrega en su lugar de residencia. Su biografía ha sido ampliamente difundida con motivo de su partida.

Nacido en el año de 1932, en Espinal Tolima, Villalba inició su carrera de joven con su compañero de estudios Elberto Guzmán. Con él desarrolló su talento como compositor y mejoró su técnica vocal, pero el salto hacia el reconocimiento ocurrió en 1967 cuando topó con Rodrigo Silva durante las fiestas de San Pedro en El Espinal.

Ambos comenzaron a ensayar juntos y un año después participaron en el concurso Orquídea de Plata Philips, en el que obtuvieron el primer lugar. Esta victoria musical, respaldada por un LP (Long-Play), los impulsó a consolidar una carrera sostenida de giras, éxitos radiales y conciertos en el país, así como en los Estados Unidos, México, España y Canadá.

El equilibrio en el dueto consistió en que ambos supieron desplegar sus talentos en armonías vocales y arpegios de cuerdas que evocaban la belleza de la cordillera colombiana. Silva y Villalba publicó 50 discos que son la base del género andino en Colombia.

Recordada es su etapa de colaboración con el compositor Jorge Villamil, quien fue una pieza angular de la música colombiana entre las décadas del sesenta y el setenta. Esta alianza con Villamil condujo a que Silva y Villalba fueran considerados los sucesores de otro dueto histórico del cancionero colombiano, como el de Garzón y Collazos.

Los tiempos cambiaron y el panorama musical del país se movió a otros géneros, cuando Silva y Villalba se retiraron de la escena, con esporádicas apariciones en el festival de la música andina “Mono Núñez” en Ginebra, Valle o en conciertos en Ibagué, la capital musical de Colombia, en el marco del perenne Festival de la Música Colombiana.

Rodrigo Silva falleció en 2018 a causa de complicaciones de un cáncer que combatió por casi 20 años.

El maestro Villalba, como tantos otros músicos colombianos, tuvo que luchar contra el olvido y la pobreza en sus últimos años. De acuerdo con el reporte de sus allegados, su esposa interpuso una tutela ante Coomeva EPS para que le fuera asignado un cuidador a Villalba por sus quebrantos de salud.

Paz en su tumba.

¡Compartir es cariñoso!

Deja una respuesta