Alejandro Wills

Compositor

 
 
Bogotá D.C.

 

 

 

 

 

Nacido en Bogotá el 24 de junio de 1884 es una de las grandes glorias de nuestra música.
Discípulo de Pedro Morales Pino, fue integrante de diversos grupos en Bogotá, tales como la “Lira Colombiana”, la “Lyra Arpa Nacional” de Jerónimo Velasco, dueto con Arturo Patiño, el cuarteto “Los Llaneros” con el que interpretaba la música del llano colombiano, de la que era fervoroso cultor, de la “Estudiantina Murillo” en la cual actuaba como cantante y guitarrista, y otros más.
Pero fue realmente a partir de 1915, con la conformación del dueto “Wills y Escobar”, con uno de los grandes tiplistas de la época, Alberto Escobar, cuando vinieron los mejores triunfos de Alejandro Wills a nivel nacional e internacional en más de veinte países.
Como compositor es bien amplia y exitosa la producción de Alejandro Wills. Podemos citar sus joropos “Galerón Llanero”, “El voluntario” y “Amo los llanos ardientes”, los bambucos “El Boga”, “Ojeras”, “Beso robado”, “Hasta mañana”, “Copetón”, “Pobre amor”, “En la Romería”, “Corazón que estás dormido”, “Porque le temo a tu tío”, “Quereme chinita” y “El carbonero”, además de muchas obras en ritmo de danza, vals, torbellino, etc…, como “Tiplecito de mi vida”, “Ojeras”, “Arrayanes”, “Ruiseñor”, “La india se largó con otro”, “El cuchipe”, “El guatecano”, etc…
Por su exquisita voz, su gran inspiración como autor, y su virtuosismo como ejecutante de la guitarra es que el Maestro Alejandro Wills es reconocido como una de los grandes glorias de nuestra música colombiana.
Cuenta Jorge Añez que cuando Wills estaba ya enfermo de muerte lo visitaron en su casa algunos amigos entre los cuales se encontraba la cantante Berenice Chaves, quien le cantó su bambuco “Hasta mañana”, cuya letra pertenece a Víctor Martínez Rivas. Emocionado por la belleza de la interpretación Wills le dijo a Berenice: “Cántamelo cuando me muera o te jalo las patas”. El día del entierro del maestro, en Girardot, el 10 de febrero de 1943, su viuda Cochita de Wills le recordó a Berenice la petición de su difunto esposo diciéndole que “los muertos también cobran sus deudas”. Ahogada en llanto, atorada su garganta por el dolor y el sentimiento, Berenice fue incapaz de pagar su deuda.
Los restos de Alejandro Wills reposan en un mausoleo en el Cementerio Central de Bogotá junto con los de su compañero de muchos años e inseparable amigo Alberto Escobar.
Alejandro Wills, quien llegó a triunfar en Venezuela, fue, con su compañero Alberto Escobar, uno de los primeros intérpretes discográficos del célebre "Alma Llanera" de Pedro Elías Gutiérrez, que grabó por allá por 1919 en Nueva York y es posible que haya traído a Bogotá joropos y otros ritmos caraqueños para sus históricas presentaciones en los principios de la radio nacional. Pero lo que definitivamente lo incorpora al historial que nos ocupa es la fundación, junto a los hermanos Andrade, del conjunto "Los Llaneros", que aparece en los finales de su vida, cuando, muerto en sus brazos Alberto Escobar, comenzaba a derivar en figura mitológica de nuestra música popular. 
Ignoramos totalmente, por qué quedaron apenas 4 grabaciones y nadie, absolutamente nadie ha sabido contarnos nada al respecto, hasta dónde fue "llanero" el grupo de Wills. Qué mostraban, cómo interpretaban los aires de esa región. Pero quedan dos ejemplos que deciden, definitivamente su importancia histórica: el "Galerón llanero", que como suyo se hace parte de la música de Colombia si bien se ha confirmado a plenitud que no fue "galerón" realmente aunque el maestro Wills pudo haberlo armonizado como tal, y que procede de araguato y se convierte en un aire citadino, de recordación y de una muy discutible autoctonía. 
Lo anterior no quiere restar méritos, ni mucho menos, a la concepción de Alejandro Wills, quien por otra parte presente, ya de su inspiración y con la colaboración literaria de uno de los más importantes periodistas bogotanos del momento, José Joaquín Jiménez —Ximénez— el joropo "El Voluntario" que se lanza como "himno guerrero", así como suena, en el momento en que las tropas colombianas y las peruanas se enfrentan en una especie de guerra de mentiras. Es importante este detalle: Alejandro Wills, bambuco puro, "rey del bambuco", eminencia máxima como intérprete y como compositor del que se tiene como máximo aire nacional, "colabora" en el conflicto y lanza como bandera musical, un "joropo", aire que nos habían querido vender como venezolano y que hasta ese momento, dentro de la "historia oficial" poco tenía que ver con lo vernáculo a nivel pedagógico e informativo.

 

Copyright FUNMÚSICA. Todos los derechos reservados - All Rights Reserved.